Eva Chinchilla: Años abisinios seguido de canciones yemeníes

por seminarioeuraca

rimbaud-abisinia-_sur-le-perron-de-lhotel-de-lunivers-aden_1880-901

Es que si quiere regresar al lugar de la primera biografía tiene que ser con dinero. Parece que todavía a finales del diecinueve incluso en Europa sin tenerlo es complicado elegir una biografía. Digo elegir y no comenzar: se puede comenzar una nueva vida, pero no una nueva biografía.

¿Lo de comenzar una nueva vida en Europa? Eso no hace falta mencionarlo cuando no eres nadie: Nadie comenzó una nueva vida. Y menos si tampoco eres quién: el quién que fuiste para poder hacerlo ya es otro, de modo que tendría que plegarse al otro quién para su nuevo qué; entonces difícilmente ese qué podría ser suyo y difícilmente podría ser nuevo.

Eva Chinchilla, Años abisinios seguido de canciones yemeníes (seleccionadas y traducidas por Laura Sisniega). Madrid: Amargord, 2011.


aquí puede descargarse una selección de los poemas seguida de 2 canciones

aquí puede descargarse o escucharse el audio de una de las dos canciones

aquí puede descargarse “7 kilos de naranjas en busca de autor/a”
reseña de Años Abisinios escrita por C
para la revista Nayagua, nº16 (2012)

<<…Y volviendo al principio, precisamente este libro, de algún modo, repele el lenguaje pseudocrítico porque emplea un lenguaje convencionalmente no poético. No está escrito desde postulados de tradición, dialéctica con la poesía del momento, desarrollo y progreso de las artes literarias, sino que es chicha, todo chicha: ¡carne! Sin guiños ni miramientos; o también. La [autora] en medio del Polo Norte. Aunque se esté hablando de Rimbaud, o de 7 kilos de naranjas, aquí no hay pose ni culturalismo. Nos habla de tú a tú, y ahí no hay parapeto: ¿vas o no vas?>>

C. Nayagua, nº16, 2012.

<<… en en el año 2011 llevábamos un siglo esperando por Años abisinios de Eva Chinchilla y cuando llegó se trajo incrustadas (como jarchas en moaxajas) canciones yemeníes traducidas por Laura Sisniega para confirmar su apuesta. La apuesta fue pensar de verdad en la desaparición de unx que era poeta en europa dentro de eso-colonial que África pudiera ser. La apuesta fue pensar fuertemente en Rimbaud, hasta el punto de que quizás sí se llegó a desaparecer ante la falta de poder (en el sentido de potencia) con que los marcos mentales made-in-spain pierden de foco a sus agentes más lúcidxs. Pero regresó la a/gente, vaya si regresó, con toda clase de artefactos como una 1ª/3ª persona que no resuelve la ecuación yo es otro, pero casi casi, porque desde luego se preocupa de incluir a otrxs diferentes que el autorúnicoytotal en el poema. Así Niggist, una migrante que no sale referida sino preguntando; una que hizo el camino inverso de Rimbaud. Así también aquellxs que debieron de ver al tal Rimbaud por sus pueblos abisinios y nos preguntan desde entonces por eso del ser y la autoría: “¿Y es que él no veía nada ni a nadie en sus paseos de comerciante, / nada escuchaba, nadie influía en él, por qué atribuir también / al silencio la autoría única?” ¿Por qué atribuir a Rimbaud o a un Uno todo lo que pasa en el poema? “Los que saben ver y callan. Los que escuchan y callan. De ellos no se dice: dejaron de ser poetas o eligieron dejar de ser poetas”.

Hay pocos textos que se metan más a muerte en el sitio donde de verdad se decidiría dejarlo y disolverse. En este se excluye el UNO porque aparecen varios caracteres/nombres metamorfoseados (Rimbaud, Tintín Rimbo, Niggist…) al menos dos lenguas o una lengua atravesada por la memoria y los manuales de otras, varios registros y una preocupación sincera por no apropiarse del lenguaje del otrx cuando uno atraviesa las preguntas de unx. Es un librazo por la apuesta y por la travesía; aquí dejo unas perlas sobre la identidad de quién escribe desde dónde y para quién: “Es que si quiere regresar al lugar de la primera biografía tiene que ser con dinero. Parece que todavía a finales del diecinueve incluso en Europa sin tenerlo es complicado elegir una biografía. Digo elegir y no comenzar: se puede comenzar una nueva vida, pero no una nueva biografía // ¿Lo de comenzar una nueva vida en Europa? Eso no hace falta mencionarlo cuando no eres nadie: Nadie comenzó una nueva vida…” y también: “Existe un colonialismo cultural europeo del que el imperialismo / editorial es hermano // Existió un colonialismo cultural del que el imperialismo editorial europeo es ahora heredero”>>

Ulrike Meinhof, SCUP; fanzine BUAH! #A,  2011.

Anuncios