Aaron Swartz

por seminarioeuraca

Imagen

Aaron Swartz, que nos intercomunicó, que nos intracomunicó a todxs, se suicidó / murió a los 26 años, en condiciones de persecución policial, interrogatorios constantes y con amenazas de 35 años de cárcel y una deuda de un millón de dólares encima. Deuda debida a razones de -ese anticuado y tradicionalista concepto- copyright, en su mayoría referido, además, a contenidos que debieran ser de acceso público por estar pagados con dinero público. Aaron fue inventor del sistema RSS y cofundador de Creative Commons, además de activista cibernético y fundador de Demand Progress, que luchó activamente contra las leyes COICA / SOPA que pretendían censurar internet.

Aaron estaba hackeando el mundo, hackeando la realidad. Desde un mundo dominado por las decisiones internacionales, el mercado y el neoliberalismo inmovilista Aaron luchaba por convertir esto en un mundo hecho para compartir, para conectar. Cuando COICA llegó, vaticinó lo que está ocurriendo (el cierre de Megaupload, Wikileaks….). Aaron explicaba sobre SOPA, COICA, esas leyes que han intentado autoimponerse desde el gobierno estadounidense, que no se trataba de leyes sobre los derechos individuales. Se trataba de una ley contra la libertad de conectar. Contra la libertad de compartir.  Contra el poder (que todavía nos queda) de expresar lo que queramos y cuando queramos y de compartir aquello que necesitamos, de diversificar el mundo y de no cerrarlo a una única lectura. Situarnos en esa franja en el medio, donde todavía se puede luchar, donde es necesario luchar.

Se trata de liberar nuestros trabajos, de dejar que corran por la web, de pensar en Creative Commons, en la difusión libre, en pensar un mundo en el que nuestros pequeños mundos, nuestras periferias, sean libres de pertenecer, de no-pertenecer, de volar, sin dueño. No se trata de qué se haga, sino de cómo se haga.

“The Internet really is out of control, but if we forget that, if we let Hollywood rewrite the story so it was just big company Google who stopped the bill, if we let them persuade us we didn’t actually make a difference, if we start seeing it as someone else’s responsibility to do this work, and it’s just our job to go home, pop some popcorn and curl up on the couch to watch Transformers, well then next time, they might just win. Let’s not let that happen.”

Desde aquí, retransmitiendo David Haller, dejo además el enlace de un audio-texto, nacido / pensado desde el impacto que me causó la muerte de Aaron y su relación situacional dentro de mis márgenes, y que comparto aquí para que sea mío, tuyo y de nosotrxs,

Y es que quizás Aaron era euraca sin saberlo.

Anuncios