22 / 05 / 2013 // Poner las cosas en juego: en torno a la infancia y lo poético

por seminarioeuraca

Miércoles 22 de mayo de 013 – 19h
Instituto 404. Gabinete de estudios de Intermediae
Matadoiro de Madriz. <m>etro legazpi

Retomamos en Euraca la figura del pueblo, para seguir interrogándonos hoy sobre lo poético, sobre lo común y el lenguaje. El grupo que nos encargamos de esta sesión hemos trabajado en torno a un conjunto de materiales que desearían reabrir algunas conversaciones: lírica popular, transparencia, desbordamientos del lenguaje…  La presentación del programa DOS; Cadáveres y Niñxs. De Euraca UNO a Euraca DOS (M.S.&P.E.) advertía ya algunos cuestiones importantes sobre las que querríamos volver; qué es eso de la “posición euraca” y al lado de qué y cómo nos situamos en el mundo, sin olvidar ese meteorito llamado León Felipe…. 

La sesión va a estar articulada en torno a tres  bloques, que atienden a tres materiales distintos, pero que podrían ser hilados de muchas maneras.

A ) La decadencia del analfabetismo / José Bergamín

“Lo que un pueblo tiene de niño, y lo que un hombre puede tener de pueblo, que es lo que conserva de niño, es, precisamente, lo que tiene de analfabeto. El analfabetismo es la denominación común poética de todo estado verdaderamente espiritual” 

“Toda razón poética o razón puramente espiritual, es una razón analfabeta que pone, infantilmente, todas las cosas en juego”

“El alfabetismo es el enemigo de todos los lenguajes espirituales: o sea, en definitiva, de la poesía. Porque el analfabetismo verdadero es la espiritualidad generadora de un lenguaje, que es el espíritu creador de un pueblo: su poesía y su pensamiento”.

Bergamín lleva a cabo en la revista Cruz y Raya una labor de recuperación de la tradición literaria española en la búsqueda de un arte universal pero arraigado en una tradición cultural concreta; busca las claves de un arte poético atemporal, permanente, “verdadero”, lo llama él. En esa labor de rescate del pasado literario, de la memoria, cobra gran relevancia la idea de pueblo. Volviendo a esos textos de J. Roubaud que vimos en la primera sesión del seminario, querríamos ver si podemos acercarnos desde ellos a esta voluntad de ser Sur y ser pueblo-niñx-analfabeto, y si se podría ligar poesía, pueblo y memoria con ese “la poesía es memoria de una lengua para alguien”. Si “la poesía, en cuanto que es memoria de la lengua, es precursora del futuro de la lengua”,  ¿qué le diría entonces al pueblo del futuro esa memoria de la lengua? ¿Y con qué palabras?

Materiales: La decadencia del analfabetismo en la Revista  CRUZ Y RAYA. Revista de afirmación y negacion. N3 (15 Junio 1933) 

B) El ser fuera del lenguaje o la territorialización de lo común / En torno a Deligny

“A la porra con el barrio que nos mira desde arriba”

Niño aparte, niño chusma, niño autista, niño sin pueblo, sin palabra, vacante del lenguaje. Fernand Deligny siguiendo los pasos del siempreniño Janmari, que sólo dice Mmmm…Mmmm… 1968. La toma de la palabra, pero con Deligny; el viaje comunal hacia su ausencia. Ante esta infancia analfabeta y borracha de mundanidad, los miembros de la red anarcopoética que pone en marcha Deligny y organizada a partir del modo de ser fuera del lenguaje, asisten a la aparición de una imprecisión, de una impropiedad, que no es una sinrazón sino una razón otra; la aparición de otro modo de hacer que ofrece la imagen de otro mundo capaz de acoger a cualquier otro y cada cosa, a saber; la aparición de lo que cuenta verdaderamente en una vida. Y Janmari sin embargo no comunica, no dice, siente y hace. Lo importante es que los que lo acompañan, de un modo continuo, tratan de darse los medios para continuar con él y lo más importante: estos medios quieren volverse escritura, poema, imagen. Juntar las palabras, montar las imágenes, que marcan la búsqueda de un lugar común “y la escansión de su ausencia”.

Los materiales de Deligny se encuentran AQUÍ

C) La carta de Ventura también tiene una historia / Osadía y fidelidad

Ventura: Coge un bolígrafo.
Lento: No hay bolígrafos en la barraca.
Ventura: ¿No hay bolígrafos en la barraca? Qué triste.

De J’aurais voulu t’offrir 100 000 cigarettes blondes a Eu gostava de te oferecer cem mil cigarros, o cómo borrar la pureza de la oposición entre la “cultura literaria” y la “cultura espiritual”: http://youtu.be/SpXCnLxcB98

La carta de Ventura I La carta de Ventura II

Anuncios