7.may.014 Imaginar un futuro fuera de la gramática del siglo XIX y XX

por seminarioeuraca

X 7 mayo  – Cruce

El haya y el abedul. Ensayo sobre la tristeza europea. Camille de Toledo

[Lectura y discusión colectiva]

¿Pondría alguna bomba en algún sitio?
¡No! ¡Qué atraso, qué antiguo! Crearía un evento. ¡Y un libro puede serlo! Si escribo “va a empezar a llover”, hay esperanza de que empiece a llover. ¡Creo en las palabras!

¿Estamos melancólicos?
Sí. El siglo XX empezó con esta pregunta: “¿Qué hacer?”. Y el siglo XXI con esta otra: “¿Qué hemos hecho?”. ¡Deberíamos inventar el siglo XXI, abrir otro vértigo histórico!

[…]¿Cuándo abandonaremos el siglo XX? Y después de esta pregunta, otra: ¿cómo curarnos de la palidez, de la melancolía, de la tristeza? ¿Cómo desembrujarnos? Es habitual, en las construcciones políticas, referirse a un acto fundacional que, con frecuencia a lo largo de la Historia, fue el fruto de un combate por la libertad; tomemos como ejemplo las revoluciones democráticas y las luchas por la independencia. Ahora bien, parece que el acontecimiento fundacional en nuestra Constitución Europea, lejos de ser el resultado de una lucha de liberación, nace, por el contrario, de la destrucción. Nuestro común descansa sobre una pedagogía de la prevención. Enseñamos el siglo XX “para que no se repita”. Las humillaciones de los crímenes perpetrados durante la Primera y la Segunda Guerra Mundial son el subtexto y el preámbulo macabro de nuestra Constitución. En ese sentido, se puede decir sin temor a equivocarse que el acto fundacional de Europa, muy lejos de ser un tratado entre seis viejas naciones, lo que se cita, con temblores en la voz, como el tratado de Roma, es su suicidio. Nuestra unión extrae su legitimidad del desastre. El acto fundacional de Europa es su destrucción.

[…] Buscamos una manera de autorizar el siglo XXI imaginando una insurrección del se(h)r a partir de la h ampliada, compartida, de la humillación. (…) Para poder ofrecer una imagen de este deseo escribo lo que sigue: deseamos que los fantasmas se pongan a bailar, que el vacío, la ausencia y la destrucción ya no sean las causas de nuestro bloqueo, sino, por el contrario, que los muertos sean los espíritus que creen el carácter futuro.  […] ¿Qué entendemos por impulso espiritual o deseo de ser? Y, tras esta pregunta, otra: ¿en qué medida se puede decir que la utopía lingüística basada en la experiencia de la traducción, lo que también podríamos llamar la sabiduría del exégeta porque la traducción es inseparable de un análisis crítico de los contextos y de las estructuras de las lenguas, es el vector de este impulso, de este deseo? O por decirlo de otra forma, ¿cómo una pedagogía del vértigo podría contribuir a deshechizar el ser europeo, liberarlo de su melancolía y relanzar su aspiración? […] Concibiéndonos como intérpretes, traductores, divididos entre una multiplicidad de textos y de contextos, al hacer oír la sabiduría poética de quien conoce al menos dos lenguas, dos orígenes, a través de la crítica a ese componente fijo, de continuidad, de linaje, que nuestras escuelas y nuestras pedagogías transmiten, es la mentalidad con la que podremos forjar las herramientas de una nueva apropiación de nuestro común. Entonces abandonaremos el concierto ruidoso, asesino de las naciones para hacer entrar al otro en nosotros, el canto polifónico del se(h)r. […]

El haya y el abedul. Ensayo sobre la tristeza europea. Camille de Toledo
La utopía lingüística o La pedagogía del vértigo + El Haya o el Baniano.Camille de Toledo
Noticias de una insurrección espiritual. Jordi Carmona Hurtado

“Navaja de Toledo”. Juan Asís Palao Gómez

 

*Esta sesión retoma la primera parte de la línea A del programa 2, “Los castrapos de Europa”.

 

Anuncios