maíz del bueno /// Buenos Aires – Alén – Madrid : 1983, 1971, 1947 /// poesía

Qué puede tener que ver venir de Alén, de Buenos Aires o de Madrid de 1971, 1947 o 1983: por suerte poco, y así salen tres libros tan diversos como Pujato, trans(h)umancias y Que concierne. Uno es de Fundación, otro es de Fronteridad, y otro es de Nacimiento. La Antártida, Madrid, y la Migrancia. El compromiso con la escritura de algo nuevo y relevante puede ser, bien pensado, el vínculo que a sus tres poetas enlaza. Lxs tres estarán recitando el próximo

14.01.015 // 19.30 en el
Espacio Cruce. Calle Doctor Fourquet 5

+

Gabriel Cortiñas: unos poemas de Pujato
Julieta Valero: unos poemas de Que concierne
Luz Pichel: un poema de trans(h)umancias

+

tra(n)shumancias propone una travesía por espacios, tiempos, edades, género(s), lenguas de lo más común, vías que chocan, se superponen o se acompasan como el objeto y su sombra. También como el fardo y su hombro, pues hay carga. Las fronteras son cuerdas largas/adivales sobre los que no es fácil tenerse en equilibrio, abiertos los brazos y los ojos a todas las ex/tensiones migratorias. Por el valle de allí, aldeas que son lenguajes y se ofrecen como un regalo. Por este otro, la conciencia/zoadeira comunal/un grillo mío mío no/el sonido del viento en un bosque, que es misterio, da miedo, promete y se reparte. Nos la vamos pasando y nos atrae hacia la hondonada de este hoy que dialoga con otros ayes y quiere proyectar. Ganas, ansia, deseo. A veces un atisbo, algo en forma de sombra de lo que fue o será sería vuelo se aparece, presencia/ausencia mágicas/color/música antigua, voz y nombre de mujer. Eso nos queda: buscar, buscarla, preguntarle qué hacemos con todo esto – Luz Pichel

“[…] si Autoría es un libro sobre la madurez y Los Heridos Graves es un libro sobre la alienación y Altar de los días parados es un libro primero o inicial, es decir, sobre la formación de la subjetividad, Que concierne va sobre al menos una gestación y al menos un nacimiento por venir y al menos un casamiento (“Boda en Toulouse”) y al menos una revuelta. Es decir, que quizás es un libro sobre la reproducción de la vida en unas condiciones materiales muy localizadas (“los niños vienen de aquí; no de la ilusión de crecimiento infinito; nunca del desprecio del público sector”). “Ser sobre” o “ir sobre” son expresiones tan sumamente superficiales que espero apenas describan lateralmente lo que estos libros traen. Sólo quería apuntar aquí que se puede ir creciendo o, mejor, ir mirando el canal del crecimiento a través de los libros de Julieta Valero” – María Salgado

“Gabriel Cortiñas ganó el premio cubano Casa de las Américas con su largo poema Pujato. El libro […]  constituye una de las novedades más interesantes de la poesía contemporánea. Primero, por el tema escogido: Hernán Pujato fue el militar argentino que fundó las primeras bases científicas en la Antártida, tarea para la cual recibió el indispensable apoyo del presidente Juan Perón. Pujato cumplió su misión y fue recibido con honores. Tenía espíritu prusiano, es decir apolítico, pero de todos modos fue pasado a retiro por la autodenominada “Revolución Libertadora”. Luego se dedicó a disertar en foros internacionales. En 1982, con 78 años y el grado de general retirado, se presentó al comandante del Ejército ofreciéndose como piloto kamikaze: su idea era agarrar un avión, cargarlo de explosivos y estrellarlo personalmente contra un buque británico. Un personaje interesante para un poema. Pero el libro no narra su biografía. Los poemas de Cortiñas están situados en la “pampa blanca” que Pujato y sus soldados debieron vadear en las tareas científicas de establecimiento de la soberanía. Más que Pujato, prevalece el desierto antártico, blanco, interminable. La prosodia de Cortiñas es sutil, modernista y enigmática; no ofrece directamente el sentido de la frase, sino que lo va desembolsando por partes –sumado a la rareza del tema y el espacio, el efecto en la lectura es siempre sorpresivo (Cortiñas es de esos poetas que pueden instalar palabras nuevas en la mente del lector, como “foqueros” o “peones mineros”). Pujato puede leerse como una manera sumamente oblicua de abordar el tema de la “soberanía nacional”, a medio camino entre Abelardo Ramos y William Carlos Williams. Esta convergencia inédita señala la singularidad de Pujato respecto de la poesía argentina” Damián Selci

+

DSC00338 Julieta.Valero.2012 gaboencuba

Gabriel Cortiñas (Buenos Aires, 1983). En 2007 publicó su primer libro, Brazadas. En mayo de 2011, su libro Hospital de campaña ganó el Concurso Internacional de Poesía Margarita Hierro, siendo editado por la Fundación José Hierro en junio del mismo año. En 2013, obtuvo, con su libro Pujato, el premio Casa de las Américas de Poesía (La Habana).

Julieta Valero (Madrid, 1971) es licenciada en Filología Hispánica por la Universidad Complutense y autora de los poemarios Altar de los días parados (Madrid, Bartleby, 2003), Los heridos graves (Barcelona, DVD, 2005, IV Premio De Poesía Radio Joven de RNE-R3; edición digital: Musa a las 9, 2014), Autoría (Barcelona, DVD, 2010, XXII Premio de Poesía Cáceres Patrimonio de la Humanidad y Premio Ausiás March 2010) y Que concierne (de próxima aparición en Vaso Roto Ediciones). Ha trabajado casi siempre como editora y desde 2008 es coordinadora en la Fundación Centro de Poesía José Hierro.

Luz Pichel (Alén, 1947) es autora de El pájaro mudo (Ediciones La Palma, 1990, I Premio “Ciudad de Santa Cruz de la Palma”); La marca de los potros (Diputación de Huelva, 2004; XXIV Premio hispanoamericano de poesía Juan Ramón Jiménez), El pájaro mudo y otros poemas (Universidad Popular José Hierro, 2004). En galego publicó Casa Pechada (Fundación Caixa Galicia, 2006, XXVI Premio Esquío de Poesía) y en castrapo, Cativa en su lughar, una reescritura libre y leal de su libro Casa pechad (diminutos salvamentos, 2013).

Nena fea

non

me volva falar da rapaza

esa fea que coida vostede alá en barquisimeto