EURACA

Seminario de investigación en lenguas y lenguajes de los últimos días del Euro. Madrid.

Captura de pantalla 2016-06-01 a la(s) 14.11.15

de agamben sobre pueblos y lenguas

El No

Al comienzo, las obras inasibles no eran fotografiadas. Sucedían en la vida cotidiana. Existían para la memoria de algunos ciudadanos.

La historia, en cuanto tejido de inclusión y exclusión no las recogía.

(La historia del norte excluye la del sur, y la del sur se excluye a sí misma recogiendo solo los reflejos del norte.)

En el vacío entre las dos, lo precario y su no-documentación establecían su no-lugar como otra realidad.

.

En el Ande, lo oscuro es lo germinal.

·

Nueva York, l989

·

Si el hemisferio norte entendía la historia como una marca o señal de su poder, la no-documentación de lo precario era la marca y el poder de lo oscuro germinal, el desorden de un revés ritual, un no tiempo al interior del tiempo.

.

Las obras que no sucedían en ninguna parte, al no ser anun- ciadas ni capturadas de ningún modo, eran tan importantes como las obras “documentadas.”

Eran su espalda y su sombra.

Cecilia Vicuña. En Lo precario. Madrid: Amargord Transatlántica, 2016.

L6 JUNIO 016 : TRIBU WIK’UÑA

If the “everyone-in-everyone” has been a NY super-trope explored from Walt Whitman to Garcia Lorca to Bruce Andrews (scores of other poets would equally apply here) then Cecilia Vicuña can properly be said to be in that line. But more than “lines” “tropes” “methods” or “traditions” Vicuña’s poetry is concerned with the journey from “every-word-in-every-word” to “everyone-in-everyone.” “…. In a manner of speaking, she doesn’t “refer” to baskets, she gets us to pull the very reeds for the basket. She doesn’t “refer” to the English, or Spanish, or the many native languages such as Quechua that appear in her work, she summons them one unto the other—through concerted action, as through our live and on-site comprehension of them.

Rodrigo Toscano, Judges’ Citation for Spit Temple, runner-up for the 2013 PEN Award for Poetry in Translation

Lunes 6 de junio
Garaje Galaxia,  Fernando el Católico 86, Madrid
19.30h

Cecilia Vicuña (Santiago de Chile, 1948) es panlenguajeadora precaria, es poeta, artista y performer. En 1967 fundó Tribu No junto Claudio Bertoni, Marcelo Charlín, Francisco Rivera y Coca Roccatagliata, un colectivo que realizó sonadas acciones de arte desde 1969 —“Nada menos revolucionario, ni menos humano, ni menos vivo que esta burocracia de la literatura, que esta supuesta cara del escritor. Ustedes son a la poesía lo que a la Iglesia sus tergiversadores”, escribían en el 70. Una vez irrumpieron en un evento de la Sociedad de Escritores que reunía a grandes figuras del Boom y convencieron a Cortázar de que no participara para exigir prácticas literarias espontáneas y no ligadas al Estado. En 1971 Vicuña llenó de hojas de árbol una sala del Museo de Bellas Artes, la obra se llamó Otoño. Después recibió una beca y se fue a Londres a estudiar arte. En Chile había quedado una colección de poemas que se iba a publicar en Ediciones Universitarias con el título Sabor a mí, pero ese libro no llegó a editarse, se sabe que Juan Luis Martínez y Raúl Zurita lo habían leído y que les había gustado mucho, pero poco después después desapareció. Hay un testimonio que asegura que la publicación fue censurada por el rector de la Universidad, que habría dicho “sobre mi cadáver”, también es posible que el manuscrito acabara hundiéndose en el Pacífico pues tras el golpe de estado soldados pinochetistas allanaron la universidad y arrojaron al mar todos los manuscritos que allí requisaron. No se debe confundir este Sabor a mí con el Saborami que Vicuña hizo después en Londres, son libros diferentes. Saborami es un libro-objeto compuesto por textos, poemas, pinturas, y fotografías de algunos de sus “precarios”, frágiles esculturas hechas de objetos encontrados. Hubo que esperar cuarenta años para poder hacer un rescate del primer Sabor a mí, Vicuña se refirió a este proyecto como “arqueología de la poesía”, se rescataron textos escritos entre 1965 y 1972, no pudo mantenerse el índice original porque no se conserva ningún registro, pero se incluyeron todos los poemas que debieron haberse publicado en 1973 y algunas decenas más, el libro se llamó Zen surado. Vivió en Bogotá y terminó estableciéndose en Nueva York junto al pintor argentino César Paternostro, allí publicó Precario/Precarious (1983) y Lumexei o el traspié de la doctrina (1983). A estas obras siguieron PALABRARmás (1984), Samara (1986), La Wik’uña (1990), Unravelling Words & the Weaving of Water (1992), La realidad es una línea (1994), Word & Thread (1996) y I Tú (2004), entre otros proyectos.

En la poesía de Vicuña están las lenguas en sus límites, en sus fricciones, algo como lo que leímos en Cativa en su lugar de Pichel. En ese estar entre lenguas, entre el castellano, el inglés, el mapudungún, el guaraní, etc., desborda el punto de fuga de lo pre/hispánico, donde la memoria no se da como recuperación en un trabajo de arqueología, ni tampoco desde una asimilación antropológica, sino que aparece como invención, como reconexión, se hace la labor de retomar un hilo, se escribe reencontrando un canto que hubo. Sucede así una artesanía de las punzadas, de las puntadas, de un hacer con la lengua el hilo que teje con la poesía una tradición, pero no en una secuencia de lo tradicional entendida como una cadena posibilitada de conservación desde el pasado, sino como una tradición capaz de tocarse con un pasado de riqueza de lengua, de riqueza poética al traspasar la violencia, el silenciamiento, la supresión de comunidades y hasta la posibilidad misma de esa tradición.

Y su palabrar, todo lengua, está hecho de amor y de precariedad. Todos sus trabajos están atravesados por la idea de lo precario, una fragilidad salvaje que hace costura, que hila, porque siempre va poniendo en relación: las cosas encontradas en lugares dispares se tocan, las lanas unen zonas y abullonan el espacio, objetitos aparecen y desaparecen, las palabras también aparecen y desaparecen, se quedan prendidas un momento en el aire, y se esfuman sin anclas, porque no son signos normales, sino signos precarios, signos límite, sin significado atribuido. Precariedad y amor, precariedad y amor.

Citas

/////Las palabras se tienen unas a otras un amor/ un deseo/ que culmina en poesía… Palabramos por amor/ no por necesidad/ o el amor es la única verdadera necesidad…hablar es orar/////

/////La primera vez que hice arte precario fue en 1966. Sentí la necesidad inexplicable de construir una especie de ciudad con los huesos y las basuras de la playa. Después me di cuenta de que esa acción correspondía a una forma de pensamiento antigua en la cual estaba implícita la idea de ofrenda. Precario viene, por otra parte, del latín preces, que significa oración, eso lo descubrí después, y ahí se me redondeó ese primer impulso///// (http://www.memoriachilena.cl/archivos2/pdfs/MC0035872.pdf)

Práctica de palabraje precario: se borra nomás. 

Se propondrá una práctica de escritura frágil, el palabraje que hagamos puede dejar huella o fantasmita, pero no establecerse, puede ser un poema, una obra objetual, una acción, una escultura, puede ser visible o invisible, puede impulsarse desde el elástico TODO LENGUA. ¡¡Palabremos y que fluya!!

Fluy
terreno frugal 

Paradero
de lo cuarzo
abismal 

Fluy
sempiterno 

No te canses
de aguar

Práctica de tarareo precario: se copia nomás.

Cecilia Vicuña canta en lenguas indígenas inventadas. Aquí por ejemplo. Sigue el rastro del sonido, conforma moldeando sobre él, sin que el sentido sea necesariamente lo más crucial para conectarse con tradiciones con las que tan difícil ha sido el contacto a causa de la violencia colonial y poscolonial. Vamos a retomar este modo de proceder tratando de traer alguna forma de sonido y/o texto que no conozcamos ni dominemos – preferiblemente tradicional, aunque ¿qué no es tradición para euracas sin origen? – a través de una imitación sonora que figure ese rastro. Sefardíes, bereberes, mozárabes, y hasta fenicios… todo puede ser convocado por elx euraca que en el medio del descampado del desarrollismo se quedó sin conexión con un pasado que desconoce.

Lecturas:

Cecilia Vicuña, El Zen-surado y Saborami (Cullompton, United Kingdom: Beau Geste Press, 1973). Hay reedición de Sabor a mí en Chile en 2007 (Sabor A Mí. Santiago, Chile: Ediciones Universidad Diego Portales, 2007)

Cecilia Vicuña, I tú. Buenos Aires, Argentina. Tsé-Tsé, 2004.
Cecilia Vicuña,  La Wik’uña. Santiago, Chile: Francisco Zegers Editor, 1990.

Cecilia Vicuña, Precario. New York, NY: Tanam Press, 1983. // Una edición ampliada estaré siendo presentada en Madriz estos días de parte de la colección Transatlántica, y el editor Edmundo Garrido: Lo precario. Madrid: Amargord, Transatlántica, 2016: “Lo precario es una poética del espacio y la tierra, una lengua ancestral y futura de gestos y acciones que contemplan su propia desaparición. Una práctica ritual que transforma su entorno y la conciencia de las y los que participan en ella. El libro reúne una selección de obras precarias creadas en la naturaleza y las calles de Chile, Colombia y otros lugares entre l966 y 2016.”

>> Cecilia Vicuña en el archivo online de la Biblioteca Nacional de Chile
>> Web de Cecilia Vicuña en espaniol
>>
Web de Cecilia Vicuña en inglés
Juliet Lynd, “Precarious Resistance: Weaving Opposition in the Poetry of Cecilia Vicuña”

“F: Tú le propusiste a Allende un Día Nacional de la Semilla, ¿no?

C: Claro, de eso trataba, de convertir a Chile en un vergel, entonces le propuse a Allende que se hiciera un día de la semilla que estuviera dedicado a recoger y a amar semillas. De manera que la gente de todo Chile saliera a plantar semillas y convertir a todo Chile en un almácigo. Eso yo ya lo hacía, hacía almácigos y mis arbolitos se repartían en las poblaciones callampas, que ahora se llaman poblaciones marginales. Yo quería que eso se hiciera a nivel nacional, pero Allende dijo: sí, muy bien, pero para el año 2000 –se cagó de la risa. Es que en esa época ni Allende ni nadie en Chile captaba la crisis ecológica, pero yo ya sabía, porque la crisis ecológica se venía hablando en la comunidad científica desde los sesenta. Ya captaban que el planeta se dirigía a una total autodestrucción y yo ya trabajaba en eso, y tu comprenderás que los chilenos se reventaban de la risa. Ahora estoy trabajando con otras comunidades chilenas y también con niños para la restauración de tradiciones indígenas locales olvidadas y de eso sí hay películas, y documentos que se han mostrado: ahora precisamente, en Valparaíso se está mostrando una de esas películas, que Peter Kroeger presenta en uno de sus Monumentos Bloqueados. Pero la mayor parte de los trabajos  que yo hago en Chile, se conocen más acá que en Chile, porque Chile tiene ese don de sepultar a todo lo que va contra la corriente.”

“Los “niños”, qué palabra más absurda, los niños son muchas veces la gente más pensante, más abierta, más clara y más intensa, entonces está la educación para desperdiciarlos. Para mí lo que sería increíble es que en Latinoamérica hubiera un movimiento en que la gente intelectual en vez de dedicarse a hacer una carrera de arte, para ser aprobado por el universo del primer mundo, como está sucediendo ahora, hiciera una carrera al revés para tranformar el mundo local, eso sería una carrera cien veces más productiva, porque finalmente habría un espacio para el arte y la poesía en el pensamiento local”

 

el hallazgo del paraíso coincidirá con el hallazgo de un lenguaje

– cecilia vicuña, la wik’uña, 2004

PUEBLO. Lenguas & pueblos

sesión 2 del programa SIETE/DOS:
TODO LENGUA. Patrias, pueblos, tribu

montes_j_02


LENGUAS & PUEBLOS

1 de junio de 2016. 19:30 h   |  Nave Industria: C/ Industria, 12
<m> Puerta del Ángel

En el debate incesante acerca de la relación entre lengua y sociedad, no se suele salir del punto de vista tradicional de la lengua “espejo” de la sociedad. Nunca se desconfiará bastante de este género de imágenes. ¿Cómo podría la lengua reflejar la sociedad? Estas grandes abstracciones y las relaciones, falsamente concretas, en que son reunidas, no producen más que ilusiones o confusiones. […] Sabemos lo que significa civitas, ya que es el término que da cuerpo en latín a la noción de “ciudad”, pero ¿qué significa civis? La cuestión sorprenderá. ¿Hay por qué poner en tela de juicio el sentido de “ciudadano” concedido siempre y por doquier a civis? Sí, es preciso.

Emile Benveniste. “Dos modelo lingüísticos de la ciudad”.

No tenemos, en rigor, la menor idea de lo que es un pueblo ni de lo que es una lengua (…), y, sin embargo, toda nuestra cultura política reposa sobre la puesta en relación de estas dos nociones. […] La relación gitanos-argot pone radicalmente en tela de juicio tal correspondencia en el momento mismo en que la recupera paródicamente. Los gitanos son al pueblo lo que el argot es a la lengua; pero, en el breve instante en que la analogía se mantiene, proyecta una luz fulgurante sobre la verdad que la correspondencia lengua-pueblo estaba destinada a encubrir: todos los pueblos son bandas y “coquilles”, todas las lenguas son jergas y “argot”.

Giorgio Agamben. “Las lenguas y los pueblos”

No hay enunciación individual, ni siquiera sujeto de enunciación. Sin embargo, hay relativamente pocos lingüistas que hayan analizado el carácter necesariamente social de la enunciación. Pues ese carácter no basta por sí solo, y corre el riesgo de ser todavía extrínseco: así pues, se dice demasiado de él, o demasiado poco. El carácter social de la enunciación sólo está intrínsecamente fundado si se llega a demostrar cómo la enunciación remite de por sí a agenciamientos colectivos. Vemos, pues, claramente que sólo hay individuación del enunciado, y subjetivación de la enunciación, en la medida en que el agenciamiento colectivo impersonal lo exige y lo determina.

Gilles Deleuze y Felix Guattari. Mil mesetas

Si en la sesión pasada de TODOLENGUA: Patrias Pueblo Tribu nos encargamos de examinar las diferentes maneras en las que una teoría del lenguaje se instrumentaliza con fines de carácter político; ya fuera, como la RAE, al hilo del Estado-Lengua-Nación y sus proyecciones neocoloniales, para mantener la hegemonía y sostener así un sistema cultural y económico para & por & de “unxs pocxs”; ya fuera o no, como se sugirió acerca del populismo, a través la “política de la retórica”, que por medio de una teoría del significante y del significado postula el poder político-regenerador-social del discurso, con reciclajes lingüísticos resemantizantes como “casta” y “patria”; después, nos llega la duda, ¿dónde estamos?¿ha de entenderse la glotopolítica desde la lógica del antagonismo o podríamos pensar, con los cuerpos, desde un ángulo más amplio?

Las preguntas del 28 de mayo continúan abiertas y nuestro deseo es poder seguir dialogando por ellas, buscándoles respuestas, enfrentándolas a nuevas preguntas; quizás más complejas, descentradas, descetradas y concretas. Las lecturas que hemos preparado para el 1 de junio muestran la cara capaz que inversa, por ilegible, del pueblo y su pluralidad, inestabilidad, constructividad y agentividad: la que más nos afecta: si toda lengua es argot, si toda enunciación es colectiva, si vino antes la relación entre ciudadanos que la idea de ciudadano separado individual por sí mismo, ¿cómo haremos visibles esos sustratos frente a la plancha normalizadora de las instituciones lingüísticas? ¿Cómo se avanza por un flujo de lengua ajeno a nuestra cultura? La agonía del castellano, el torcimiento del castellano, esa morfología íntima y destrozada que nos permita existir y no subsistir.

Como modelo en curso y curvatura máxima de ese modular nos encontramos con los textos de Cecilia Vicuña, I tú y La Wik’uña, si tiramos de esta lanita podemos seguir preguntándonos, quizás el ejercicio gozoso de lo precario poético es una forma de tensar la cuerda del argot, de la conciudadanía, en donde la lengua no se muere por anquilosamiento sino que está vivita en su fragilidad. La diferencia de la poesía sea como paraíso material del lenguaje, al igual: “disponerlo todo a nuestro gusto”.

el juguito / vital  // la justicia / de la relación // el gramma / ticar // de un / recipro / car // adónde / la leche /  de una teta / com /  ún? // ¿milk / del trans / late?

Cecilia Vicuña. I tú

escuelita-jovenes-zapatistas-foto-juantze

Bibliografía:

Agamben, G. “Las lenguas y los pueblos“. En Medios sin fin: notas sobre la política. VLC: Pre-textos, 2010. 57-62
Benveniste, E. “Dos modelos lingüísticos de la ciudad”. Problemas de lingüística general II. 274-283
Dalmaroni, M. “Poéticas políticas del español. Algunas notas sobre imaginarios del idioma en Juan Gelman y los zapatistas”. Olivar 4.4 (2003), 135-146.
Deleuze, G. & Guattari, F. “20 noviembre 1923 – Postulados de la lingüística”. Mil mesetas. Capitalismo y esquizofrenia. 81-117
Landreau, J. C. “José María Árguedas: la utopía del español quechuizado”. J. del Valle & L. Gabriel-Stheeman (eds.). La batalla del idioma.2002. 203-227
Oliver, A. “Post-hegemonías difusas y singularidades acechantes“. En Debats (2015/3). Instituciò Alfonso el Magnànim
Vicuña, C. I tú. Tsé-Tsé: Buenos Aires, 2004
Vicuña, C. La wikuña. Francisco Zegers: Santiago de Chile, 1990

nos llega de brasil este vídeo:

de parte de Jordi Carhur, que añade:

grande sabedoria para qualquer momento e especialmente para agora

PATRIAS. El capital lingüístico y la hegemonía

sesión 1 del programa SIETE/2:
 TODOLENGUA. Patrias, pueblos, tribu


limpia252c_fija_y_da_esplendor_detalle_grabado_lema_real_academia_espa25c325b1ola_de_la_lengua_-_ahg
El capital lingüístico & la hegemonía.

18 de mayo de 2016 – 19:30 h. La Escuela de Afuera [La Universal].
C/ Duque de Alba, 13
[caseta del fondo, detrás de traficantes de sueños,
detrás del árbol del patio]


¿Cómo se ha representado la lengua en relación al universo cultural, económico y social? ¿Cómo se ha concebido la lengua en relación a la pertenencia legítima a una comunidad y a la idea moderna de ciudadanía? ¿Cómo se ha construido la relación entre lengua, nación e imperio? ¿Qué define a un experto en lenguaje y qué lo legitima para intervenir en asuntos lingüísticos en una situación histórica particular? ¿Cuál ha sido la relación entre los poseedores del
skeptron (centro) lingüístico y las instituciones del poder político? ¿Cuál es la base política y social, y cuáles son las condiciones institucionales y funcionales de producción y circulación de los discursos metalingüísticos?

                                   J. del Valle. Una historia política del español

vocales

 En esta sesión, vamos a partir de la idea de “glotopolítica”, que se revuelve contra la concepción descriptivista del estudio del lenguaje, para abrir una discusión en torno a las relaciones [políticas] entre lengua-discurso y sus reversos, entre variabilidades popular & poética en las épocas de la patria y la hegemonía.

La cientifización de la Lingüística y la configuración del tripartito lengua-estado-nación podrían ser factores fundamentales de la estrechez de lengua, de la lengua muesli que da lugar al poema normal en España, a ese tipo de poema que suscribe la tradición discursiva del español tradicional de Javier Marías; pero también, al habla normal, al discurso normal, a la retórica política normal: tanta lengua muerta. Si la Lingüística histórica se convirtió en un aislante de la lengua con respecto a sus hablantes, en consonancia con la tradición positivista en la que decidió inscribirse; la Real Academia Española, con la toma exclusiva de los mecanismos de educación y alfabetización de lxs habitantes del Estado español, así como por medio de una serie de operaciones de propaganda neoliberal, logró; mitos instaurados de por medio; la hegemonía que actualmente ostenta en materia de lenguas en estas tierras. 

Primero, pues, se hará una introducción a los hitos de dominación glotopolítica del Estado español hasta el siglo XX, llevados a cabo fundamentalmente desde la Real Academia Española. Después, en un intento por situar esta investigación en el presente, no obstante, nos gustaría, y creemos pertinente, estudiar y discutir las posibles filias y fobias del concepto de glotopolítica con respecto a la llamada “hipótesis populista”. La relación de lxs expertos de la lengua con la política X la relación de lxs [nuevos] expertos de la política con la lengua. Esto lo haremos poniendo a dialogar algunos textos teóricos de la lengua (variación lingüística; metáfora; capital lingüístico) con algunos textos teóricos y algunos discursos de la Política. Si, tal y como se ha enunciado, “la política es construcción de sentido”; si, tal y como se dice por ahí, la lucha es de naturaleza discursiva: ¿cómo se hace, en términos lingüísticos? ¿cómo se establecen los links entre eso de la “ilusión” y el “discurso”? ¿cómo se relaciona un cualquiera (yo, por ejemplo) con el “significante vacío”? ¿incluyen los populismos a mi amor por el lenguaje? Porque, ¿quién no ama la poesía?

Se propone como ejercicio la confección de un Archivo de Casos de Lengua del Populismo Español. Aquí los borradores para intervenir. ¡free lenguajeo!

***
Bibliografía:

Para introducirse en la confección glotopolítica hispánica, se puede leer un elogio del prescriptivismo y estatismo lingüístico escrito por Javier Marías, “La invasión del neoespañol”, publicado en El País en 2015.  Juan Carlos Moreno Cabrera, en  “Unifica, limpia y fija. La RAE y los mitos del nacionalismo lingüístico español”, explica los mitos a través de los cuales sustenta la RAE sus labores glotopolíticas.  En “The officialization of Spanish in mid-nineteenth-century Spain: the Academy’s authority”, de Laura Villa, se puede leer sobre los modos en que la RAE consiguió alzarse con la hegemonía en materia de norma lingüística. Otra caracterización, en consonancia con el neoliberalismo, de las labores de la Real Academia Española la encontramos en“<Codo con codo>: La comunidad hispánica y el espectáculo de la lengua”, de José del Valle y Louis Gabriel-Stheeman.

Una profundización en la glotopolítica y las nuevas estrategias panhispánicas de la RAE, se puede leer en “Lo político del lenguaje y los límites de la política lingüística panhispánica”, de José del Valle; una introducción a por qué la historia de la lengua se ha limitado a la descripción formal de sus “piezas” se encuentra en “Lengua, política e historia: una introducción” (Aluvión, 2016), de José del Valle.


***

R. A. Hudson escribe sobre el continuo de variabilidad en la lengua, “Variedades del lenguaje”: No hay la lengua. La teoría de Lakoff & Johnson sobre sistemas conceptuales podría servir para encontrar una suerte, hipotética, de universo retórico del populismo:  Capítulos 1 al 4 de Metáforas de la vida cotidiana. Por último, sería interesante recuperar para esta sesión el capítulo 1 de El lenguaje como trabajo y como mercado de Ferruccio Rossi-Landi para reflexionar acerca de qué  idea de “trabajo lingüístico” podemos manejar en la época de la gente normal y la demanda simbólica.

***

Para leer sobre discurso, retórica, y pensar lo que en ello hay de lengua en los populismos, se propone el artículo de Íñigo Errejón “Podemos a mitad de camino”, publicado en CTXT el 23/04/2016, &, de Ernesto Laclau, “La articulación y los límites de la metáfora” (mejor a partir de la página 20) y “Política de la retórica”. Resulta interesante poner al lado de esto a la joven Cecilia Vicuña, sobre socialismo, en El Zen-surado y Sabor a mí.

>>> Algunas palabras y sintagmas clave para la confección del Archivo de Casos de Lengua del Populismo: “gente normal”, “sorpasso”, “casta”, “a la valenciana”, “puertas giratorias”, “hacer historia”, “cal viva”.

***

***** Esta sesión se plantea como un experimento abierto de lectura y discusión colectiva de materiales de diversa índole, en relación a la variabilidad de lo escuchable & lo decible y sus inscripciones políticas en relación a la variabilidad de lo político y sus inscripciones verbales *****

¡free miriam martín!

un recital en Bellas Artes el 3 de marzo

*
el 3 de marzo a las 19.30 horas
en la Biblioteca
de la facultad de Bellas Artes de la UCM

recital de
Nurit Kasztelan y Lucía Caamaño
presentando el festival Centrifugados
de Ediciones Liliputienses

*

qué viva la música de Andrés Caicedo

de lo alto del lenguaje torrente abajo
y va rompiéndose y van sonando
todas las pistas de habla

Andrés Caicedo. Qué viva la música

de A
para la lista Euraca:

no quedan islas por descubrir, si acaso garitazos,
e incluso eso, me temo, es una quimera

así que es improbable que os vaya a descubrir yo a Caicedo y ¡Que viva la música!  y debe ser que he estado yo cabeciando cuando hemos hablado de él en alguna ocasión, porque no creo que no hayamos hablado de este libro

imaginaos por dónde va el crimen que este librito librazo ya está editado en alfaguara, con letra grande de padrote, como para entrar a vivir con sofá de escai. la cosa es que el muchacho andrés caicedo, y siento joderles parte del cuento, se quemó con este libro como se queman las pistas de baile, las iglesias, las pestañas y las drogas, digamos que aceleró allá por el 77 colombiano caleño, por el surco de vinilo que señalaba el rock de aquella, vuela, acelera y deja un bonito cadaver y dejo uno muy guapo y este libro, con veintiseis años cuando recibió el primer ejemplar impreso, o así se dice

este libro es un viajazo. se sube uno a un cali colombia y se tira por una pletina de los rolling, de lo alto del lenguaje torrente abajo, y va rompiendose y van sonando todas las pistas de habla, y es una mujer, una chica que se tira, porque en que viva la música hay hablas y mundos y un territorio y su cartografía salvaje y mucha música en el flow del lenguaje, y es una mujer la heroína que en realdad es Andrés Caicedo. quiero decir, que nos queda ahí mismito

 sólo es que me quemaba en los dedos el librito sin hablarlo con ustedes.

2007: después de haber vivido

poema22sm

Miles de viviendas (2002-2007), Barcelona

antes del desalojo

escribieron en las paredes que luego

serían medianera

el derribo sucedió inmediatamente, así que lo que habían escrito como un texto sorpresa para una lectura más adelante

apareció fresco, reciente, cuando todavía delante del solar estaba toda la banda​
en lucha
en la Barceloneta 

El otro texto original, “Sardenya 43”, de Vicente Escolar, también guarda una sorpresa: una parte perdida (nada menos que la parte inmortal) en el penúltimo verso:

Ya que tenemos que morir
que sea pues después de haber vivido
no solos y desesperados
como viejos románticos
sino como hombres y mujeres
híbridos de ser mortal e inmortal
que somos

“una pared medianera de la calle de La Maquinista esquina con el paseo de Joan de Borbó, [Barceloneta] en el edificio ocupado hasta principios del verano [de 2007] por el movimiento Miles de Viviendas y desalojado y posteriormente demolido con no poco estrépito ciudadano” Agustí Fancelli, El País, 23/11/2007

no es país para niñxs

noespais41

 

http://noespaisparaninxs.tumblr.com/

para un proyecto GAIA, propuesta de escritura // un bestiario de extinción

Sinopsis de propuesta para un Proyecto Gaia
Palabras clave:
Gaia, extinción, renacimiento, bestiario, ficción, historia, simbiosis, metamorfosis

*

[imágenes de especies imaginarias, por Luis Fores, 2013]

Ya Philip K. Dick, en ¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas? propuso en 1968 un mundo donde ninguna especie animal ha sobrevivido a la degradación terrestre y donde cabras, perros, gatos, caballos, aves, serpientes se fabrican y programan de modo no diferente al de los androides, para ser comprados y vendidos a precios astronómicos. Pero si Blade Runner nos parece ajeno, cabe imaginar un ejercicio para autores y autoras capaces de convertirse en ingenieros biogenéticos y plasmar naturaleza con sus propios materiales y herramientas. Lo que se propone entonces aquí es responder al concepto Antropoceno — nuestro actual período geológico que pondría fin al Holoceno iniciado hace unos 12.000 años, el de mortandad en masa de flora y fauna, y que  podría extenderse a centenares de millones de seres humanos en este mismo siglo, por el cambio climático y el calentamiento global– con en principio una tormenta de cerebros para recabar ideas, amasar un caos original con vocación de intento poético colectivo no antropocéntrico. Se podría articular así una suerte de “Historia Natural” — no exclusiva del planeta Tierra—, recordatorio, homenaje y canto de amor a los desaparecidos de la flora y fauna, a los extintos y en peligro de extinción, pero también un laboratorio para imaginar a las nuevas criaturas – híbridas y mutantes, simbióticas o resucitadas gracias a vestigios de ADN. Los participantes seríamos redactores, ilustradores, divulgadores del contenido de algún volumen ficticio de una enciclopedia, a la manera de los personajes del relato borgiano Tlön, Uqbar, Orbis Tertius. Aportaríamos un acarreo de muestras: de bestiarios y botánicas, visiones de filósofos, fábulas, legislación y derechos de los animales (frente a maltrato, explotación, tortura y muerte), poemas con animales y plantas, etc. Paralelamente, se irían tramando las sucesivas fases de sedimentación y montaje de los materiales creados y compilados entre los participantes, se elegirían formatos que permitiesen la interacción de tres o más, como el fanzine y otros. // Amparo Arróspide

Bibliografía mínima:

Lynn Margulis, (1995). Microcosmos: Cuatro mil millones de años de evolución desde nuestros ancestros microbianos
John Gray, (2013) El silencio de los animales. Sobre el progreso y otros mitos modernos
Mark Rowlands y otros, (2013) Derechos de los animales

(La) árbol y el compás gigante

Esta es la tierra de la Limia baja, regada por el río de la desmemoria, nuestro río Limia, donde vamos a seguir la vida de un ayudante de nuestro campesino, casi un familiar, el carro.

El carpintero especializado, el fragueiro, recorre la touza en busca de (la) árbol de donde va a salir el nuevo carro.

El carballo tiene que ser bien criado, regio, con cerne, para que responda a los trabajos y a los esfuerzos que se le van a pedir.

Una vez encontrado, entran en juego el hacha y el tronzador y (la) árbol cae. Decapitado, deshecho y en anacos perfectamente clasificados, (la) árbol es preparada para su transporte.

(Recua de carros de la vecindad transportan los troncos)

Los vecinos acuden con sus carros y sus yuntas para cargar los troncos y llevarlos al taller del fragueiro donde (la) árbol se hará carro para dar comienzo a su andadura.

La carretada, gratuita, se compensa con el yantar y con una buena tarde para los vecinos aquel día, casi una fiesta.

Mientras tanto, los serranchíns con la sierra de aire, van cortando las tablas para elaborar con ellas el carro y comienza el fragueiro su trabajo.

Las piezas más largas del carballo sirven para hacer las chedas, que unidas entre sí por las traviesas formarán el chedeiro del carro. Esto varía de hechura de unos lugares a otros de la Galiza pero, en líneas generales, está formado por dos largueros laterales (un perrito aparece) y una armadura central sobre la que se coloca el suelo que soportará el peso de la carga.

Importa que las medidas sean muy precisas (el carro se levanta por primera vez. Así los potros y las crías de la cerda o de la vaca) para que el carro vaya bien equilibrado, con objeto de poderlo manejar después cómodamente. Conviene tener en cuenta que un buen fragueiro no emplea nunca clavos de hierro sino solamente cuñas de madera, que son las que ligan entre sí las piezas que constituyen todo el artilugio. Estos son los carros más idóneos y los más nuestros.

Rematado el chedeiro se procede a la confección de las ruedas, que tienen que guardar proporción con el suelo por donde van a rodar y con la carga que les aguarda según las necesidades del campesino.

El eje, hecho también por el mismo fragueiro se ajusta entre las ruedas y se articula con el carro cuidando de que quede bien equilibrado para que ruede sin problemas.

Hechas ya todas las piezas queda colocarlas, cada una articulada en su sitio y en perfecta relación con la de al lado o la de debajo.

(Un cativo, que apenas camina, juega con los restos de la madera, canta un gallo, una vaca muge)

Y comienza entonces el carro su vida activa. Una mañana –el yugo a las vacas y estas al carro– sale del patio de la casa y comienza por los caminos de la tierra su rodar, su esfuerzo, su vida, que será la que lo lleve al destino final, el de todos los aperos. Pero él, como verdadero familiar del campesino, recibe un trato que no todas las herramientas rurales reciben.

(Ellas son la “rubia gallega”, hermosísima, de estupenda cornamenta, amable, trabajadora. La queríamos más que a lxs hijxs porque alimentaba a nuestrxs hijxs. Algunxs empiezan a hablar de la necesidad de recuperarla)

Ya va el carro con su carga. Puede llevar de todo: unas veces es leña; otras, patatas o maíz; otras veces, es la broza con que cubrir las cuadras o el tojo que viene del monte para ser esparcido en esas mismas cuadras. (Un horreo, a punto de morir, asoma por allá) Y el heno, el heno que ha de ser alimento del ganado durante el verano; y el colmado, la paja de verano que sale de la mies.

La trilla, fiesta y trabajo; la trilla, tarea comunitaria, una de las más alegres, una de las más esperadas por nuestros campesinos. Cada hombre (¿de verdad no hay mujeres en esa trilla?) ayuda a su vecino a trillar el grano, que sale de la mies que llevaba el carro. Los campesinos, armados con sus trillos. En retribución, se hace una fiesta, una verdadera fiesta. El cantar, las cantigas, los cuentos. Juntos en la casa del dueño de la trilla todos ellos, acostumbrados de siempre al manejo –peligroso, por otra parte– del trillo, compiten entre sí para anotar quién lo empina con más gracia y quién grita más, para ver quién es el mejor trillador.

(Viene por allá otro carro conducido por un niño)

Llevada no ya por la mano de un hombre acostumbrado al trabajo, sino por la de un picariño, cualquiera puede conducir las vacas, que tienen la mansedumbre y la fuerza de lo que es realmente grande. Un niño puede guiarlo y la yunta obedece dócil a su mandado sin que el niño tenga necesidad de un gran esfuerzo para conducirla.

Con todo, la nota más característica de este nuestro carro es que hace él mismo su camino. El monte no es para él obstáculo, no precisa vías abiertas de antemano. (Recua de carros bajando del monte, campo a través. En el carro vacío, los niños, su fiesta) Con cualquier carga, grande o pequeña, fácil o difícil, el carro sube por los montes o baja las cuestas sin necesidad de camino.

(Pena que los problemas de sonido del vídeo no nos permitan escuchar bien el llanto de los ejes, cargados de heno los carros)

El carro se aligera de su carga, el heno, la paja, la leña. Toda ella se libera en el suelo. Y mientras el hombre trabaja con el carro en sus labores, la mujer, las hijas, trabajan también. El lino, la maza del lino, tarea dura mas alegre como todos los quehaceres del campo.

(Musiquita)

Pasa el carro al lado de las mazadeiras que con su ritmo acompasan el andar de las vacas.

Y la vieja hilandera, sentada al sol, calentando sus sueños, va dando remate al trabajo de hilar.

Y la tejedora, con el lino que aquella hilandera le prestó, va tejiendo las telas que han de vestir a su familia, sus hijos, su marido, siguiendo siempre el compás de la vida, el compás de los trabajos del campo.

Mas el tiempo pasa y las dolencias comienzan a hacer mella en el carro. Un día, el eje, debilitado, se raja y el carro cae, derramando su carga sobre el suelo.

(Duele)

Y de nuevo surge el fragueiro: unos amaños provisionales, unos remedios que él sabe aplicar al carro hacen que este pueda, poco a poco y con cierto trabajo, ir rematando su carrera.

Sigue luchando hasta morir pero su muerte no es como la de los otros trebejos del campo. Una vez deshecho, conserva su chedeiro que, colgado de la pared del patio, respetado por su dueño, queda en espera de que el tiempo, poco a poco, lo haga desaparecer.

*

El carro seguirá rodando por nuestros caminos y por nuestros montes dando aire al quejido de la tierra sometida (nubarrones sobre los carros de 1941) y al canto de esperanza de un mañana que cae lejano mas seguro, hito de nuestra tierra, hito de nuestra cultura, hito de nuestra gente, de nuestros campesinos. Sigue rodando cara al porvenir.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 57 seguidores